jueves, 25 de octubre de 2012

La siega

La siega yía la faena más importante na tradición agrícola maragata.Yeran agricultores y ganadeiros, y n'estas fechas sacaban el grano y la paya pa to'l año.
Alrredor d'ella había outras muchas tradiciones como los cantares de la siega (coplas sobre algún feicho, canciones populares...), la comida la siega,etc.
Había dos tiempos de siega: el pan y la yerba.

La yerba


Empezaba a ségase la yerba por san Antonio nas llameras de secano, y cuando acababan estas diban pa las de regadío.
L'hombre, llevantábase templano (6 am) y marchaba a segar pola fresca él solo; almorzaba o bien unas sopas d'ayo o una copina d'auguardiente o un ponche (dos huevos, un vasín de vino y dos cucharadas de zucre).
La muyer quedaba na casa y ponía a cocer un caldo que luego llevaba al marío pa tomar las diez. Tamién pa despachar los animales (echaye de comer, sacar las vacas a bimar una tierra, etc) y llevantar los ñiños y mandalos a la escuela.

Cuando la muyer baxaba pa las tierras nun volvía hasta la hora de comer y quedaba a facer otras labores del campo (arramar la yerba, voltiarla, regar, cavar, lavar la ropa, etc)
L'hombre segaba a gadaña, dexaba la yerba en maraños o marallos (filas de yerba segada) que después arramaba la muyer (extendíanla pola tierra).

Después cuando apretaba el sol, hacia las 12 el mediodía, voltiaban la que tenían arramada. Voltiar yía daye la vuelta a la yerba cuando estaba seca por cima del sol.

Xuntaban la que tenían seca en parvas (una fila de yerba alta y gorda) que después cargarían pal carro pa recoyela, l'hombre y-daba una rocadada( o forcarada) de yerba cona forcada que la muyer coxía y colocaba con ciudao no carro pa cargar mucha cantidad.


Cuando el carro estaba bien cargao , poníanse-y los aperios y unas cañas para amarrar la yerba por cima. Entonces echábanseye las sogas: l'hombre tiraba la soga por cima y la muyer la componía polos cuatro llaos del carro y entonces y-ataban al verbigón o cuncillón n'un tornillo de metal y na baxante de la varilla. La muyer baxaba del carro y los dos “ las tiraban” pa que quedaran bien apretadas (las tensaban).
Después “echábanye las rondas”: una soga más delgada que rodeaba el carro pa que nun y-cayera la yerba.


Finalmente llevábanlo conas vacas pa descargalo no payar:
-1º l'hombre subía al carro y quitaba las sogas.
-2º la muyer conos rapaces subían pal payar
-3º l'hombre tiraba la yerba pol buqueiro pal payar, la muyer la componía y los rapaces la encalcaban. La pisaban, saltaban encima, caian de culo, dábanse cabezazos polas vigas o los tixirones...

La siega el pan


De que termina “la yerba” empieza “el pan”, antes decíase que el pan empieza cuando calla el cuco.
Normalmente hacia mediaos de xulio, pero depende del tiempo; cuando el grano estea curao.

Llevantábase uno templano y comía algo igual que na siega la yerba. La muyer quedaba na casa pa facer de comer, echar a los cochos y echar la vacas pa la becera.
De que las echaba coxía de comer ( l'almuerzo, la comida y la merienda) y marchaba pa las tierras.
Los fiyus, si yeran ya mozos, diban cono padre y si yeran ontavía unos rapacines o los agarraba una zagala que ya valiera o quedaban an ca los abuelos. Nun diban mucho pa las tierras porque los rapaces enredan y nun dexan a los padres segar.

Segábase a foz, y diban faciéndose gavillas. Una gavilla yeran tres manadas de paya bien compostinas unas encima d'outras.
De que había un buen cacho segao , arimábanse dos o tres gavillas y facíase un manoyo.
Pa atalo sacábase una garañuela. Ese trabayo facíanlo los niños de 9 años o 10.






 La garañuela yeran 12 o 13 plantas de cereal enteras (espiga y paya ), las más largas y más buenas. Si yera trigo, que tien la paya más corta y nun da pa atar el manoyo, facíanse velortos o vilortos: de paya del año antes humedecia (de centeno ya mayao), torcias unas con outras pa facer una cordina.


Después facíase una morena, porque si ploría o caía piedra namás dañábase lo d'arriba.
Pa facer la morena poníanse 2 o 3 manoyos cona espiga encima el culo el siguiente, al primeiro poníase-y unas piedras o un piorno embaxo pa que nun quedara la espiga no suelo y nun la royeran los ratones o ruchara.
Después ponianse los outros manoyos al otro andar encima la espiga de los anteriores, y así muchas filas hasta que yera grande.

De que acababan de segar el pan por tolas tierras acarriábase el pan hasta las eras , illí facíase la meda (o si había pouco, namás una morena) .


La meda (yera una construcción del cereal redonda): primero barríanse las eras con una escoba de chauguazo o xaguazo, piorno o codeso. Entonces ponianse 3 o 4 manoyos drechos cara arriba y los siguientes alrredor medio tumbaos encima d'aquellos outros.
Cuando tenía vuelo suficiente ponianse encima los siguientes manoyos n'outro piso y así hasta que acababan cono pan. Cuando namás y-quedaba un pouco diban poniendo los manoyos más pal centro pa rematar las medas en punta.

Después mayábase o trillábase, faciase pa separar el grano de la paya.
Tendíase un irao, que yeran varias filas de paya unas solapadas encima las otras pa nun dexar el grano nunca no suelo, siempre con paya embaxo.

La maya: cono porro apaliábanse las espigas pa separalas del grano, y voltiaban l'irao pa machacalo por l'outro llao.


Después apañábase la paya del suelo y tumbábase pa un bálago, un montón bien grande con tola paya sin grano (onde los rapacines xugaban a l'escondite o guardábanse pa daye un susto a los outros, o la diablura que se-y acordase).

El grano, que quedaba no suelo, barriase pa un montón y limpiábase tirando al alto cona pala, al amanecer o al atardecer que yera cuando más aire andaba.

Tonces echábase el grano pa los fuelles o las quilmas y cono carro llevábase pa la panera. Una panera yera como un silo de los d'ahora pero fecho de madera.
Yera como un armario sin puertas, con unas tablas que corríanse pa arriba o abaxo de forma que conforme díbase llenando díbanse poniendo tablas unas encima d'outras pa que nun se-y desbordara el grano hasta facelo to cerrao y que nun pudieran entrar los ratones a royer el grano. Tenian tamién una comportina en la primera tabla corredera d'abaxo pa poner el cuartal, un caldeiro o un escriño pa llenalo de grano; com'un silo moderno.

La trilla: Los manoyos esfalamendrábanse a tolos andares, a la redonda.
Pasábase-y por cima cono trillo; trillábanse.
El trillo yera una tabla con piedrinas afiladas por baxo pa cortar las payas. Yera tirao por vacas o caballos y llevaba al trillador drecho (o sentao) guiando las vacas. A veces poníanse varios trillos a la vez trillando en sentíos contrarios, unos a cada andar.
Los padres o los abuelos llevaban con ellos a los rapacines pequeños con ellos no trillo y cuando diban siendo grandines (8 o 9 años) querían dir ellos solos como buenos condutores jejeje.


Pa que quedara bien trillao había que revolver la paya, y facíase cona forcada de madera. De que estaba al otro andar seguíase trillando hasta que estaba todo bien trillao.

Cuando estaba bien trillao amontonabase todo n'una parva, que podía facese de dos maneras: cono calamón o a mano cono rastro.
Cono calamón atábase una soga a cada punta el palo y la otra punta al yugo las vacas. Tonces poníase uno encima'l calamón de rodillas pa'rrastrar la trilla, y como yera resbalando a los rapaces y-facía bien de gracia (a veces perdíase alguno pol camino entre la paya xD).
Conos rastros yera más aburrio, namás emburriábase hasta facer un montón.

Cuando ya estaba amontonada barríase la era y poníase el calamón bien estirao por baxo la parva pa saber que llao estaba barrio y cual estaba lleno de grano. Entonces limpiábase cono bildo, echábase la trilla al alto y la paya la llevaba el aire de manera que por baxo el calamón namás había paya y por cima había grano y el resto de la trilla.
Así facíase hasta que namás quedara el grano limpio.

Después acerandábase pa quitar las espigas que habíanse quedao sin mayar, o las piedras, o la porquería en general.
Usábase una ceranda primero y luego un cribo; primero caía el grano y quedaba na ceranda lo más gordo y luego no cribo caía la arena y quedaba namás el grano.

Ya limpio echábase pa los fuelles o las quilmas pa llevalo pa la panera.

La paya mayada atábase en mañizas pa llevarla pal payar pero la trillada yera más complicao: poníanse las varillas más grandes al carro y unos mantones o sábanas o una rede pa cubrir el carro y que la paya nun la llevara el aire.



Herramientas

#yerba: gadaña, vigornia, carcaxo y piedra, rastro, palo pa voltiar, carro, sogas (lurias) y forcada
#pan: foz o foucín, trillo, bilda y bildo, escoba y la balea, pala de madeira, cuartal, calamón pa xuntar la trilla, porro, carro, fuelles y quilmas, ceranda y el cribo.

-Gadaña: pa segar de pie la yerba a maraños, que yeran montones faciendo una linea.

-Carcaxo o cachoupo y la piedra: el carcaxo yía un cuerno de vaca vaciao por dentro y cona punta cortada. Illí poníaseye un tapón de madera que nun dexaba perder l'augua.
Colgábase del cinto pol gancho y llenábase de augua pa tener la piedra húmeda pa afilar la gadaña.

-Foz y el foucín: pa segar el pan tamién.


-Martillo y la vigornia: yeran pa picar la gadaña; adelgazábase el filo pa luego afilalo cona piedra. Si nun quedaba uniforme cartiábase (con ondulaciones) y nun segaba ni una farraspa.


-Rastro: usábase pa xuntar la yerba. Rastrillo grande.

-Palo pa voltiar: tenía una forqueta a la punta de abaxo (2 o 3 pinchos) para daye la vuelta a la yerba.

-Carro y sogas: pa recoyer la yerba y el pan. Las sogas y las rondas yeran pa atar la paya y que nun se cayera conos estranguniones (saltos que daba el carro nos baches las peñas)


-Forcada: ferragacho con dientes pa pinchar la yerba.

-Trillo: yera com'un trineo: resbalaba pol suelo y estripaba la yerba pa partirla. Separaba el grano de la paya al cortala. Tenía unas piedrinas afiladas incrustadas por baxo pa cortar.


-La baleya y la escoba: pa barrer la era y que nun quedara ninuna cagaya, palos o outras cousas que se mezclaran cono grano. Tamién servía pa recoger el grano.
La baleya pa repasar el grano por si y-quedaba alguna espiga suelta.

-La pala: para tirar al alto'l grano y que el viento se llevara la pueisa.

-La Bilda: pa cargar la paya trillada pal carro. La más grande la foto.
-El Bildo: pa daye la vuelta a la trilla. El pequeñín.


-Calamón: pa enganchar el trillo al yugo las vacas y pa xuntar la trilla.

-Cuartal: pa medir la cantidad de grano. En la foto aparecen una romana y embaxo el cuartillo y el cuarterón que yeran muy parcíus pero de medidas más pequeñas.


-Porro: yeran dos palos uníos por una tira de cuero. Servían pa mayar el centeno sin triturar la paya.


-Ceranda y cribo:
La ceranda yera una circulo de madera con un pelleyo de cabra lleno furacos pa que cayera el grano. Servía pa separar el grano de las piedras, cagayas, etc.
El cribo yera igual pero los furaquines yeran más pequeños pa que cayera la arena que diba conos granos.


-Fuelle y quilma: Estaban fechos los fuelles de cuero d'una cabra, o un castrón despelleyao a pelleyo cerrao. La quilma ye como un saco lino o de lienzo. Servían pa cargar el grano en el carro.

-Panera: armario empotrao pa guardar el trigo en casa. Está explicao miyor no pan.


-La bota: donde llevaban el vino.

-La barrila y el botixo: dónde llevaban l'augua. Tenia una boca y un pipiello el botixo y dos asas y una boca la barrila.
*Beber a calanexo: dexar que caiga un chorro del pipiello pa beber sin que la bouca toque el barro.


-Barril del vino: una sola boca, con un llao plano pa q asiente.

-Canciellos: yeran pa poneylos no burro y llevar feixes.



lunes, 17 de septiembre de 2012

3ª edición de cuentines ruxideiros

Xuan simple


Yera una vez Xuan simple y la muyer, que nun tenían mucho.

Díxoye un día la muyer a Xuan simple:
- tol mundo cambia y gana mucho dinero, y tú como nun vas a ferias nun ganeimos nada.
Respondióye Xuan:
-¿y que quiés que cambie? Si nun tenemos nada!
-pos unas cousas por outras!

Y en esas Xuan simple coxióu la vaca de ramal y fui(o fuei) pa la feria. Pol camino encontróu a outro que diba con una cabra y díxoye:

-¿onde vas Xuan simple?
-pos voy a la feria
-¿y que piensas facer?
-pos cambiar unas cousas por outras
-¿quiés cambiar la tu vaca pola mia cabra?
y efetivamente cerroron el trato y cambióu la vaca pola cabra.

Siguió mas alantre y encontróu uno que diba con un pavo:

-hombre, ¿Xuan simple onde vas?
-voy a mercar, ya cambiéi esta cabra pola mia vaca
-¿y quiés cambiar la tu cabra pol mieu pavo?
y efetivamente cambioron la cabra pol pavo.


Un cachín mas alantre encontróu outro:

-hombre Xuan simple, ¿vamos al negocio?
-sí, ya cambiéi la vaca pola cabra, y la cabra pol pavo
-hombre, ¿y nun querrerás cambiar el tou pavo pol mieu pollo?
y efetivamente cambioron el pavo pol pollo.


Un ratín después, encontróu una muyer barriendo abono a la puerta casa.

-muyer, ¿quies cambiar esa talega d'abono pol mieu pollo?
y efetivamente ficiéronlo, Xuan simple llegó a la feria con una talegada d'abono.


A la entrada la feria encontróuse con el sou amigo Lázaro, que y-dixo:

-hombre, ¿que faces por ende alantre?
-pues cambiando, ya cambiéi la vaca pola cabra, la cabra pol pavo, el pavo pol pollo, y el pollo pola talega d'abono.
-la que vas a preparar cuando se entere la tua muyer!
-t'aseguro que nun dirá nada, ella fuei la que me mandóu dir al cambio
-ay que no!, la que vas a armar n'un momento.
-t'aseguro que nun dirá nada, ¿que t'apuestas? ¿50 duros?
-pues 50 mismo!


Fueron pa la sua casa , Lázaro quedóu escuchando no portal y él entróu pa dentro. Fueiye contando los tratos a la sua muyer:

-cambiéi la vaca por una cabra
-muy bien porque pa la vaca nun teniamos bastante forraxe- respondióye la sua muyer
-cambiéi la cabra por un pavo
-muy bien, facíanos falta pluma pal colchón- respndióye la sua muyer
y fueiye aplaudiendo tolos cambios, hasta l'abono que yera bien bueno pa abonar la cortina
-¡y ontavía falta lo miyor, 50 duros que y-acabo de ganar al mieu amigo Lázaro sin cambiaye nada!



La muyer y pedro el geñiudo

Yeran la muyer y pedro el geñiudo; él yera muy geñiudo, tenía un genio com'un caldereiro.
Dixou la muyer al sou padre:
-ya nun sei que facer con Pedro, ya nun m'entiendo con él: por todo pega, da aulleus cara tol mundo, nun se que faré; L'outro día empezóu a daye palos a las vacas, ¡casi las mata!.
El padre respondióuye:
-pos nun y-lleves la contraria: tú, cuando él deya palos, tú agarras outro palo y daye más qu'él, al que más pueda.

La muyer fizo lo que y-mandó: al día siguiente diba cono burro y diba metelo pa casa, pero en ve de metelo de cara, pa chinchar a la sua muyer, intentóu fincalo de culo; y el burro de culo nun y-queria entrar.

Con que él coxióu una estaca y atizóuye unos palos buenos al burro, y la muyer que lo vióu; agarróu outro palo y dióye palos sin parar, al que más podía.
Él, cuando vióu que ella y-daba tamién, paróu y díxoye:
-¡ pero bruta, animal! ¡Para, que lo matas!
Ella y-respondió:
-¿ eso nun yera lo que tú querías? ¡Pos ala!,¡que entre de culo! -Y siguióu dándoye palos como una condenada.
Pedro tuvo que dir y garrarla pa que nun y-diera más palos porque lo mataba. Desde ese día tuvieron que cambiaye el nombre a Pedro porque nun y-dióu ni un palo más a las vacas, ni al burro, ni a naide.

La faba

Yérase una vez una familia que yera mucho pobre, mucho pobre; nun tenían nada que comer.
Un día el padre dixo que diba a salir a pedir pa comer y encontróuse con una muyer vieya.
Díxoye:
-tengo 7 hijos y muyer, el mieu padre y la mia madre viven con nos, y nun tenemos nada que comer, a ver si me puedes dar algo .
Ella y-contestóu:
-nun tengo que te pueda dar mas que una faba
-¿qué querrerá esta muyer que comamos 7 hijos,los mis padres ,la mia mujer y yo con un haba?-pensóu l'hombre ,pero por nun y-la rechazar, coxióyela. La muyer y-dixo:

-nun la comas, siémbrala: antes de que cuentes 5 ya habrá nacióu, antes que cuentes 10 ya será más grande que un choupo, y antes que cuentes 20 ya tendrá fabas que pelar.

Sembróula y efetivamente antes de que contara 5 nacióu, antes que contóu 10 ya yera más grande que un choupo, y antes que contara 20 ya tenía fabas que pelar.
Empezóu a pelar fabas, a pelar fabas, y sacóu un fardel d'ellas pa comer. Empezóu a cambialas por pan, por patatas y por lo que y-facía falta.

Outro día volvióu a salir y volvióu a econtrar a la muyer vieya del outro día. Ella ofrecióuye outra cosina:
-voyte a dar este mantel: ponlo na mesa y diye: "¡mantel, sírvenos!", que él te dará de tolos miyores manxares que hay.

Cuando marchóu de junto a la muyer vieya tocaban a misa y dixo:
-¿y ahora cúmo yo pierdo la misa?, yo nun pierdo la misa, y si no ¿cúmo entro con el mantel bajo'l brazo a misa?... pos y-voy a decir a esta vecina que nunca va misa que me lo guarde mientras yo voy a misa.

Llamóu a la vecina y cuando salióu una muyerina pequeña y-dixo:
-mira muyer, hoy diéronme este mantel que daríame de comer lo que yo quisiera cuando y-dixera: "¡mantel, sírvenos!", puedes cuidámelo?
-sí, sí, cuídotelo bien

Ontavía nun había acabao de encubrir y ella puso'l mantel na mesa y dijo: ¡mantel, sírvenos!
Y el mantel y-puso una de cosas buenas que imposible: jamón, rosco, aguardiente...
Dixo la muyer:
-¿yo este mantel como y-lo voy a dar a ese hombre? Con lo bien que da de comer!
Tenía outro mantel igual y lo envolvióu pa dáselo al vecino.

L'hombre salióu de misa, coxióu'l mantel envuelto, fuei pa casa y dióselo a la muyer.
-¡Hoy diéronme este mantel que cuando lo pusiéramos na mesa nos daria de comer tolo que quisiéramos!
-¡Bueno hombre!- respondióye la muyer

La muyer coxióu el mantel y lo puso na mesa, y dijo: ¡mantel, sírvenos!
Pero el mantel nada.
La mujer y-dixo:
-¡yeres un tonto, un inorante y un bobalán!; ¿cúmo va facer esas cosas un mantel? Anda, dilo tú a ver si facete caso.
Pero el mantel nada.

Volvióu por la calle alantre y díxoye a la outra muyer:
-lo puse na mesa, dixei los parabienes y nun me fizo caso nenguno.
La muyer enfadóuse:
-ay, ay, ay, cúmo esta el mundo. Mira, hoy voy a date este burro; yía vieyo, ya pa trabayo nun vale, si acaso puedes poner a un niño encima que nun pese mucho; pero cuando t'hagan falta los cuartos diye: "¡burro, caga monedas!" y él cagará monedas sin parar.

Él baxaba tan contento pa casa cuando tocan a misa, y dixóu:
-yo la misa nun la pierdo,¿ pero que fago yo cono burro? Pos voy a la vecina a ver si me cuida el burro.
Díxoye a la vecina:
-hoy diéronme este burro que y-tenía que decir: "¡burro, caga monedas!" que cagaría monedas sin parar. Cuídame el burro que voy pa misa.
-oh, nun te apures, yo guárdotelo.

Ontavía nun había acabao de escondeir el bulto que ya marchóu a por un tratante pa compraye un burro que yera parcíu. Pensaba:
-yo este burro nun y-lo puedo dar ,que face a uno rico n'un momento.

El hombre salióu de misa y coxióu el burro, marchóu con él pa casa tan contento. Fuei y díxoye a la muyer:
-hoy diéronme este burro que si nun teníamos dinero levantáramos la cola que él cagaría monedas sin parar.
La muyer cuando llegóu lo primeiro que y-fizo fuei levantaye la cola; el burro lo único que cagóu fuei unas ziscas por illí que y-dexóu todo puerco.
La mujer enfadóuse cara él:
sos un tonto!, tol mundo te engaña, ¡tós se rien de tí!.

El hombre, vuelta otra vez por illí, fuei a hablar cona muyer vieya y díxoye:
-el burro ni una moneda nos dió, namás cagóuse por tolos laos y dexóulo tó puerco.

Y la muyer respondióye riendose:
-ay, ay, ay, hoy voyte a dar outra cosa; voyte a regalar este bastón; cuando alguno se ponga cara tí, diye: "¡bastón, pega!" y el baston dará palos sin parar.
El pensóu:
-pero esta muyer... ¿yo pa que quiero este bastón? Nun tengo enemigos, nun quiero daye palos a naide. Pero por nun lo desagradecer lo coxióu.

Cuando diba pa casa tocaban a misa, como siempre pensóu:
-¿cúmo voy a entrar con este catrapazo pa misa? Pos yo la misa nun la pierdo, ¿cúmo voy a perdela? Pos voy a la vecina que me cuide el bastón.

Volvióu y dióuselo:
-díeronme este bastón y dixéronme que si alguno facíame daño dixera: "¡bastón, pega!" que él daría palos sin parar.
Ón nun había acabao de esconder el bulto y la muyer dixóu: "¡bastón, pega!" y el bastón empezóu a daye palos a ella, palos a ella, ¡dióye una panadera com'un fuelle!.

-ay que me mata!, ay que me mata!, ay que me mata!
Cuando l'hombre salióu de misa y-dixo:
-el bastón que está dándome una paliza, ¡ está matándome!.
-Pero pa que dixiste que pegara el bastón? ¡Que yo nun se paralo!, ¿ Ahora que y-fago a esto? ¡Nun puedo paralo!
Y el bastón seguía: palos a la tía.
De que vióu que nun paraba de pegar, y-dixo:
-mira diye que pare, robéite el mantel, robéite el burro, vuélvotelo a dar todo otra ve pero diye que pare.
El hombre llevóu todo pa casa, el bastón paróu de pegaye a la vecina y los fiyos del hombre comieron habas con perdices.

martes, 5 de junio de 2012

2ª edición de cuentines ruxideiros

Ora que ando de esámenes nun tiengo mucho tiempo pa andar contándo-vos cuentos pero como tampoco puedo dexaivos sin nada (cuitadines) pos vos pondré los mis favoritos, los cuentines que más gusto me dan. A ver si así vos cunde menos.


El que mercaba las llanas


Yera una madre que tenía un fiyu algo bobelo , como tenían pouco que comer diou-ye un saco de llana y mandóulo a vendelo a la romería.
Díxo-ye la sua madre:" al que t'hable mucho nun-y la vendas que nun te la paga. Y nun vuelvas con ella pa casa que facen-nos falta los cuartos"
Él fuei illí, y puso-se a vender la llana. Y-preguntaban:
-"¿véndesme la llana?"
-Él contestába-y:" calla calla, que al que mucho me hablara dixo-me la mi madre que nun y-la diera, que nun me la pagaba".

Más tarde venía otro y decíaye: "¿véndesme la llana?"
-"calla calla, que al que mucho me hablara díxo-me mi madre que nun y-la diera, q nun me la pagaba"

Y outro: "¿a cuánto ?"
Asi siguióu hasta que s'acabóu la feria ,y él, sin vendela.
Como la sua madre y'había dicho que nun volviera cona llana pa casa que y'hacían falta los cuartos, acordóuse-ye entrar na iglesia porque diba pa dentro mucha xente.
Vióu que la xente s'acercaba a san Antonio él tamién fuei y dixo-ye:
-" ¿cómprasme la llana?", y claro, san Antonio ,que nun hablaba, nun y-dixo nada.
-"mira, nun te lo digo mas que tres veces, ¿cómprasme la llana? -una-,¿cómprasme la llana?-dos- ,¿cómprasme la llana? -tres-, pos déxotela iquí". Pegóu media vuelta y marchóu pa casa.

Cuando entróu dixo-ye la sua madre:
-"vendiste la llana?"
-"si, dexé-yla a uno illí que nun m'hablóu nada"
-"¿qué te dieron por ella?"
-" nada, nun hablóu nada y dexé-yla illí".
-"Ficéstela buena, quedemos sin llanas y sin cuartos; vuelve ligero que te la pague".

Así que pescóu el portante a 'ntrevistase con el de la llana.
Entróu por illí a dentro y dixo-ye:
-" oye tú, págame la llana" y el santo, claro, nun y-contestaba.
-" nun te lo digo mas que tres veces, ¿págasme la llana?-uno-, ¿ págasme la llana?-dos-, ¿ págasme la llana?-tres-"
Y como nun y-la dióu atizóu-ye un cayatazo na tiesta (que d'aquellas yera la hucha el santo), entonces desmandáronse tolos cuartos pal suelo y él aguantóu a apañalos todos pal fardel.

Cuando llegóu a la sua casa su madre conos cuartos, la su madre quedóu bien contenta cona venta la llana. Y colorín colorao, este cuento s'acabao.

La madre que mandaba al fiyu a pedir la moza




Yérase una vez, una muyer viuda que tenía namás un fiyu y yera un poco simple.
Dixo-ye un día: -mira, ya voy faciéndome vieya, un día voy-me a morir y vas a quedate solo. Tiés que buscar una moza: Vai a'n ca el tíu Pablo que yía rico y tien unas mozas bien guapas.
-Ah madre, pos voy, entonces voy-siguióu-¿ y qué y-digo al tíu Pablo?
-Mira, vai y diye:" Tíu Pablo vengo a ver si me dais una moza pa casame con ella".



El fiyu coxióu el pendingue pola calle abaxo y fuei a'n ca el tíu Pablo. Llamóu y le salióu el tíu Pablo:
-Venía-y a ver si me dabais la moza pa casame con ella.
El tíu Pablo contestóuye enfadao: -acaba de morise la mia madre, tenemos buenas ganas nosotros de fiesta!!
El fiyu volvióu pa casa y su madre recibióulo diciendo:
-¿Diéronte la moza?
-No, dixo-me que habiase morriu la sua madre, que nun tenia ganas de fiesta.
-Es que sos un bobo, tenías que habete arrodillao y habeye rezao un padre nuestro.
-Ah madre, tonces vuelvo que ón pue que me la deyan.
-Vuelve fiyu, vuelve, que almiyor te la dán.



Volvióu illí y andaban matando los cochos, el fiyu coxióu y arrodillóu-se, y rezóu un padre nuestro. La familia de la moza, quedáronse riendo d'él. El cuitao marchóu desconsolao pa'n ca su madre.
El fiyu dixóu a la sua madre :
-Quedáronse riendo de mi.
-¿Porquei?
-Porque arrodilléime y recé-ye un padre nuestro.
-¿Y que facían?
-Andaban matando los cochos.
-Es que sos más bobo!! a quien se-y ocurre rezaye un padre nuestro a los cochos!!! Tenías que habeye dicho: "de esos muchos y gordos"
-Ah madre, tonces vuelvo que ón pue que me la deyan.
-Si fiyu, sí, vuelve que almiyor te la dan.



Cuando vovióu el tíu Pablo andaba untando fronchos con un unguento, y nun tuvo outro acuerdo que deciye el muy fato:
-"De esos muchos y gordos!!!!!".
Tonces el tíu Pablo agarróu un palo y salióu tras d'él y dixo-ye:
-Anda condenao, habíante salir a tí!!.
Cuando llegóu a'n ca la sua madre corriendo ella y-dixo:
-Ora que ficiste?
-Coxióu un palo y corrióu tras de mi! si me pilla atizame unos buenos tombos.
-Tonces que y-dixiste?
-"De esos muchos y gordos"
-Qué andaba faciendo?
-Untando fronchos.
-Ah bruto, animal!!!! con lo que duelen los fronchos, tenías que habeye dicho: " que se vos sequen esos y nun vos salgan outros!"
-Ah madre, tonces vuelvo que ón pue que me la deyan.
-Vai fiyu, vaí, que almiyor te la dan.



Al día siguiente volvióu, y el tíu Pablo andaba plantando viñeos. L'outro llegóu y dixo:
-Que se vos sequen esos y nun vos salgan otros!!
El tíu Pablo muy cabreao echóulo mal parciendo d'allí, tonces marchóu pa casa, illí salióu la sua madre y pregunto-ye:
-¿Diéronte la moza?
-No.
-¿ Qué y-dixiste?
-Lo que mandaste madre, dixeye: "que se vos sequen esos y nun vos salgan outros"
-¿Y qué andaba faciendo?
-Plantando viñeos.
-Oh, que bobo sos.. tenías que habeye dicho: " d'ese viñeo que ponedes, que buen vino beberedes !!"
-Ah, si madre, vuelvo que n pueda que me la deyan.
-Vuelve fiyu, vuelve, que on puede que te la deyan.



Cuando volvió p'alla el tíu Pablo andaba cagando na cortina, llegó y-dixo:
-D'ese viñeo que ponedes que buen vino beberedes!!!
El tío pablo ya cansao d'él, agarróu un palo, corrióu tras d'él pola calle arriba y allumbroye unos estacazos nas costiellas y dixo-ye: "oh marrano, nun quiero volvete a ver na vida!!! esgraciao!!"
Y así fuei como el fiyu la viuda quedóuse sin moza pero ganóu unos buenos palos no yombo.

jueves, 17 de mayo de 2012

Zapatero a los tous zapatos


No pueblo naide yera rico pero tampouco diba naide descalzo, ¡más y-valía! Entre el tollo, el fríeu y las peñas nun y-diba a dar la risa.
Como'l mundo de las cais de tierra, los burros como medio de trasporte y las carreteiras sin asfaltar quédame bien lexos, acordóuseme preguntaye a la mi abuela sobre los zapatos que llevaban. Su respuesta fuei simplemente xenial: “antes nun había zapatos cumo ora... bueno sí, pa dir a misa.”

Después de mucho parlotiar decidí facer una buena entrada sobre los zapatines d'antes y, sobre todo, las galochas (de estas si que púseme alguna jeje).
Bueno, ¿y que llevaban antes nos pies? Pues lo siguiente:


-Calzábanse los chanclos o chancros n'invierno pa dir pal monte con las vacas o las uveyas, las muyeres nun usaban chanclos porque yera calzao masculino. Yeran fechos d'un piso de madeira y la parte d'arriba de cuero.
Poníanse unos calentadores de pelleyo de cordeira (el verdadero significao de la palabra borreguillo) tapando las pantorrillas y la parte d'encima el pie*. Su fin yera protexer del fríeu y la humedá nas piernas. Estos calentadores usábanse tamíen con galochas y sin distinción de sexo.



-Las abarcas o albarcas o xabarcas: yeran el calzao de verano que facíase con (según la mi abuela) neumáticos de rueda, pero esto yía bastante moderno, antes podría tener suela de varios cueros pegaos pa facer una suela un poquitín blanda. Facíanse con pelleyo de cocho (según el mieu padre).

-Alpargatas d'esparcho con tela de lino: traíanlas los comerciantes y tamíen yeran algo bastante nuevo. Yeran un calzao de verano.


GALOCHAS

Su origen yía un misterio pero alguno diz que traxéronlas los celtas o los pueblos germánicos más tarde(Véase los zuecos en Holanda, Dinamarca, o Inglaterra), Galochas, Madreñas o Albarcas en Cantabria son el calzao de campesinos o mineros de tol norte d'España.

Yeran el calzao básico, usábanse en tolos laos y por tol mundo; usábanlas tanto muyeres como hombres o los ñiños.
Las galochas yeran un calzao basto de madera d'una sola pieza bien dura, y nun poníanse los domingos (hasta que empezáronse a usar las de zapatilla) pero servian bien pa lo que yera la maragateria : aguantar el fríeu, la ñeve, el tollo (eran bien limpias pa casa; volvías de la calle y dexabas el tollo a la puerta casa sascudiéndote bien los piales) y las peñas.
Pa segar la yerba usábanse galochas (pa nun cortase cona gadaña), pa partir cañas, pa cortar leña, pa cualquier cousa vaya. 

 

Así facíanse:

La madeira más usada yera la d'humeiro.
Córtase l'humeiro en cuarto menguante; siérrase en roldos del tamaño del número de pie* que va a facese , aprovechando miyor los más gordos, que ábrense en 3 o 4 rachas (trozos) y de cada una saldrá una galocha.



Ora yía cuando empiézase a daye forma a la galocha; escuádrase.
Las primeiras formas serian: los piales,la bouca y la parte delantera. Todo esto fácese cona machada, menos la bouca y la parte de delantre que fácese cona Zuela.
Después empiézase a afondiar la bouca cona zuela de gubia, y luego empiézase a sacaye el relleno con un barreno y una llegra, quedando así el furaco pa meter el pie*.
Más tarde apolítanse (dexalas finas) y luego líxanse.
Rematando la faena afúmanse pa daye color cono fumo d'un toyo verde ; yía algo caraterístico, com'un barniz.




Estas poníanse con medias y con las otras poníanse amás zapatillas y pintábanse. Tamién pueden faceye dibuxos o formas, eso llámase repicar.
Y por último fiérranse: ponenseye nos piales un trozo de goma, unas tachuelas o un trozo de latón pa que nun desgaste con el uso o pa que nun resbale.



*El pie tamíen decíase el pía, con acento na “i”, nun yera monosílabo.

Pa acabar quiero ponervos una foto de la mi abuela de pequeñina (ya tenía cara de estar discurriendo que cernir :P) con el sou abuelo que tien na mano una galocha a medio facer.


sábado, 28 de abril de 2012

1ª edición de cuentines ruxideiros


Estos yeran unos cuentines que contaba el mi bisabuelo no serano a los rapacines que yeran illí (la mia madre, el mieu tío y los sus primos). A mí contóumelos la mi abolina cuando diba pa la su casa polas tardes al salir de la escuela.


Las gindalicas del tíu Xuan


El tíu Xuan tenía unas guindales que daban unas guindas mucho buenas, mucho buenas; pero los mozos divan-ye a ellas y nun-y dexaban ni una.
Un día, cansao, dixo-ye a la su muyer: "voy a coxer la escopeta y voy a engarriame a la guindal a'sperar los mozos, cuando vengan meto-ye una perdigonada de sal nos cuadriles que voy a fartalos de músicas"

Pero los mozos que estaban enbaxo la ventana sintieronlo todo y acordaron da-ye un sustico bueno.
Ficieron d'una remolacha una cara: ficieron-ye dos buracos pa los ueyos , uno pa la bouca y metioron-ye dentro una vela encendía ; delantre pusieron-ye una ceranda, y dos tapórunse con una tela blanca.
 El tíu Xuan engarrióu pa la guindal cona escopeta a cuestas a'speralos y en esto que viú venir del outro llao un espatayo que allumbraba de noche y cantaba:


(8)"Cuando yeramos vivos, andábamos xuntos polos caminos
ahora que somos muertos, andemos brincando paredes por estos güertos

¿Dónde diremos a parar?, a las guindalicas del tíu Xuan
¿Cuánto tiempo estaremos n'aquellas penas?, hasta que llenemos las fardelas" (8)

El tíu Xuan desmandóuse d'allí embaxo y salióu tocando suelas pa la su casa, dando unos aulleus cara su muyer. Mientras los mozos allamporun-ye tolas guindas y quedaron bien farticos.

Llobu Xuan y la raposina Maruxa



Yérase una vez un llobu Xuan y una raposina Maruxa, que diban tras d'un hombre que mercaba sardinas polos pueblos . L'hombre diba con un burro cargao con dos caxones y tenía que cruzar un ríu; la raposina Maruxa (que yera bien listina) cuando andaba chapicando no ríu tiróuse pa'ncima los caxones y empezóu a tumbar las sadinas pal suelo.
De que las tiróu todas, tiróu tamién la caxa de sardinas que estaba vacía, y luego baxóuse del burro.

Dixo-ye a Xuan el llobu:
-"mira, mira, que de sardinas alcontréi" mirando pa las sadinas, y luego dixo-ye "mira, vamos a atate esta caxa a la cola, y vamos echando las sardinas pa dentro; cuando estea llena digote: "xuan tira!!!", y las tumbas pa aquellos canturriales; illí comemos-yelas todas".

El llobu que yera un poco fatín fizo-ye caso a la raposina Maruxa: ella diba comiendo las sardinas y echaba piedras pal caxón, cuando el caxón estaba llenico piedras aullóu-ye: "xuan tira!!!"; el llobu como pesaba mucho diou-ye un buen emburrión, y arrancóu la cola. En cuantas que ella ,muerta de risa, marchóu de un brinco y púsose al sol encima una piedra nos chanizos. El llobu como yera muy torpe mientras desatóu la cola de la caxa, Maruxa habíase sascudío bien y estaba ya sequina.
Dixo el llobu:
-"oye Maruxa, ¿viste pasar a una Maruxina muyada?"
-respondióu " sí, alantre va"
-el llobu que viou que ye-estaba engañando dixo " ¿quieres dir conmigo a un boda al cielo?"
-y Maruxa respondióu-ye " sí , si me llevas a llombo" .
-A lo que y-dixo "venga, a costiellas".

Ella como yera muy farta iba cantando:
(8) "mi compadre Xuan,
acuestas me llebaba,
y yo de que fartuca
muy repantiguaduca(8)"

,El llobu y-dixo: " calla Maruxina que te tiro por los cancharrales a abaxo..." y ella volvióu a cantar
(8)"mi compdare Xuan,
acuestas me llebaba,
y yo de que fartuca
muy repantiguaduca(8)"

,El llobu volvióu-ye a dicir: " calla Maruxina que te tiro por los cancharrales a abaxo..." y ella volvióu a cantar
(8)"mi compdare Xuan,
acuestas me llebaba,
y yo de que fartuca
muy repantiguaduca(8)"

El llobu Xuan, que tenía menos humor qu'un galocheiro, tiróula por los cancharrales abaxo ,y baxóu dando forcadiellas hasta la fondada el valle. Cuando llegóu abaxo dixo " si d'esta salgo y nun morru, nun quiero más bodas al cielo ya".

y Colorín colorete ,por la chimenea arriba saliou un cuhete.

jueves, 12 de abril de 2012

que y-dean morciella!


Siempre que parlaban de “morcilla” facíaseme raro y vos diré porqué:
Desde niño comí “morcilla” na mi casa y na de mis abuelos, pero nun entendía como podían facese bocatas de morciella o la comían nas barbacoas, pero si eso yía como facer un bocata de llenteyas!

Un día, ya más grandín, vi la “famosa morcilla de burgos”, pero aquello nun tenía xeito ni catadura; estaba fecho de arroz y cebolla!
Qué cousa!, tola vida comiendo “morcilla” engañao, porque el que yo comía nun yera “morcilla” , yera fiyuela; un postrín bien rico que facemos (cada vez menos) los maragatos. La fiyuela yía un postre de invierno, de matanza, y fácese con sangre como las morcillas pero yía dulce y nun siempre cúrase nas tripas, tamién cómese diretamente na sartén. Tien el color de la sangre queimada, yía casi negra y a los que nunca la vieron (cuitadines) dayes un buen noxo, pero yía un dulce típico tan rico como las natillas o las torrixas.

N'un llibro (El dialecto vulgar leonés, Santiago Alonso Garrote, 1909) bien antíguo, diz que facese con arroz y zucre, pero na mi familia facese con miel de brezo, la miel del teleno.
Amás, peyme que l'arroz namás mercábase nas ferias, el que abondaba era el pan, por eso vos pongo más alantre como fácese na mi familia, igual que antiguamente: miel, pan y manteca (la mi abuela echa aceite que yia más sano y así nun nos ponemos ñalgudos).



Receita de la fiyuela:

Ingredientes:
-1kg de pan
-medio kg de dulce: 250g de miel y 250g de zucre (o ezúqueri como más gusto vos de).
-la sangre de un cordeiro o de dos gallos
-aceite (o manteca) y un pisquín de sal

Pasos:

-Mígase el pan y fácense dos montones: el pequeñín pa la sangre y el grande pa 'l dulce.

-Sángrase el bicho encima una tarterina pequeña con una mostada de pan pa que chupe la sangre, sin dexar de remexer-y pa que nun cuaxe. Si sangra mucho el bicho échase más pan pa que nun quede ralo.

-Pónese n'una tarteira augua con un pouco sal a ferver. Mientras l'outro pan cúbrese con el miel y el zucre (o ezúqueri [como me gusta esta palabra, es genial xD]).

-Échase l'augua al dulce amodín y sin parar de remexer-y, hasta que tenga textura de pasta; cadaguno como más gusto y-de. Después déxase reposar 15 minutos.

-Caliéntase aceite n'una sartén como pa un refrito, cuando estea bien caliente, váciase la sangre por cima el dulce y luego l'aceite na sangre pa queimala, tien que quedar bien fosca.

-Después de reposar 5 minutos, envuélvese todo bien y pónese a fuego medio sin dexar de remexer pa que nun s'apegue.

-Cuando empieza a echar gorgolitos déxase ferver namás 2 o 3 minutos y quítase del fuego.
Eiquí ya guárdase na nevera pa cuando quieras comela.

-Antes de servir, fríese na sartén con pouca aceite (como pa facer una tortilla ) hasta que empiece a gorgolitiar. Cómese diretamente de la sartén.

Eiquí yía la nuesa fiyuela del domingo de resurreción,el mieu regalo de despedida.